En esta entrada voy a hacer un extenso análisis sobre la cuestión, aún no solventada, de la pérdida de potencia en las bicicletas reclinadas.

jersey_town_criterium_2010_recumbent_037

En este tipo de bicicletas el cuerpo queda más o menos tumbado y las piernas trabajan en posición horizontal, con los pedales en la parte frontal de la bici. Son muy cómodas y mucho más aerodinámicas que sus primas las bicis convencionales o “verticales”.

Una de las primeras dudas que le surge al ciclista convencional que se va a pasar al mundo de las reclinadas es si la diferente posición del ciclista influirá en su rendimiento. En principio cabe pensar que los músculos son los mismos, pues al fin y al cabo estamos pedaleando igual que en una bici vertical. Quizá influya el hecho de pedalear “tumbado”, piensas.Un rápido vistazo a Internet y descubres que la mayor parte de ciclistas reclinados manifiestan una evidente pérdida de potencia en las subidas. ¡Catástrofe, si es en las subidas donde siempre andamos compitiendo! Ahondando en la búsqueda encuentras algún vídeo y a algún bloguero que, por el contrario, mantienen e incluso aseguran que no hay tal pérdida de potencia.

Bueno, finalmente das el paso, cuelgas la bici vertical y comienzas a “pedalear tumbado”. Llegan las primeras cuestas y después puertos de categorías inferiores y… batacazo en todos tus tiempos. La reclinada corre como un galgo en llanos y bajadas, pero se vuelve un caracol en cuanto la pendiente sube del 4%. ¿Hay, o no hay, pérdida de potencia en la reclinada? ¿Es la bici o son mis piernas? ¿Ese lío de ruedines entre los platos y los piñones me están quitando potencia?

Me parece evidente que no investigué lo suficiente en el tema antes de comprar la reclinada. Ahora, con casi 3.000 km pedaleando tumbado, tengo algo de experiencia y, sobre todo, suficiente material recopilado como para poder añadir algo de luz a este misterio.

1. Mis propias comparativas

Gracias a las modernas aplicaciones como Strava, que registran toda la información de tus salidas en bici, comparar tramos (o “segmentos” en su terminología) es tarea bien sencilla. Te puedes comparar con el mejor ciclista de tu zona o, lo que viene siendo más frecuente, con tus colegas, gente de tu edad o peso o, aún más sano, solo contigo mismo.

He hecho la primera selección con tres segmentos de subida, de unos 3 a 8 km de recorrido y un 6% aproximadamente de pendiente media. Para hacer la comparativa he utilizado mis mejores tiempos con ambas bicis. Su peso es casi idéntico, así que podría haber utilizado el tiempo directamente como variable para la comparación, pero no estaría teniendo en cuenta la ventaja aerodinámica de la reclinada. Para solventarlo, calculamos la potencia necesaria para recorrer el mismo tramo con las dos bicis, ya sea con calculadoras propias programadas en Excel (mi caso) o con calculadoras online (como la de kreuzotter.de). He aquí el resultado:

mis-resultados-1

Queda claro que con la reclinada estoy desarrollando mucha menos potencia que con la vertical en estos tramos de subida.

¿Y qué pasa con el llano? Si con la reclinada hay pérdida de potencia, por las razones que sean, ¿no debería también poder detectar dicha pérdida en el llano, allí donde su ventaja aerodinámica es evidente? Efectivamente, me llamó en seguida la atención que ningún ciclista reclinado interesado por este tema hubiera publicado sus resultados en el llano. La ventaja aerodinámica de la reclinada es tremenda en estos terrenos, desde el primer día de correr con ella. Pero, aunque aquí ahora tus tiempos puedan ser mejores que con la bici vertical, eso no significa en absoluto que no siga habiendo pérdida de potencia. Vamos a ver mi propia experiencia. He escogido tres tramos más o menos llanos, de 10 a 18 km de longitud, y estos son los resultados:

mis-resultados-2

Ahí está. Aunque mis tiempos en el llano fueron mejores con la reclinada, el cálculo de potencia no deja dudas: hay pérdida de potencia.

Y mi experiencia, más allá de los tiempos en la carretera

Soy un ciclista cuya vida deportiva ha sido alternante con otros deportes, llegando a dejar completamente algunos de ellos durante años. Así, pasé por una época completamente ciclista en la sierra de Gredos, cuando me vine a vivir aquí (Arenas de San Pedro), después colgué la bici y me dediqué plenamente a la escalada y la montaña durante muchos años. En mayo de 2015 le di la vuelta a todo otra vez: colgué los pies de gato y volví por entero al ciclismo (en bici vertical). Aunque se haya sido ciclista tiempo atrás, los músculos más usados en la bici se resienten durante meses cuando se retoma el ciclismo. Tienen que pasar muchísimos días con agujetas y dolor de piernas hasta que uno comienza a sentir que “coge forma”. Es en ese momento cuando ves que hay días en los que sales a rodar “en aeróbico” y cuando llegas a casa, y sobre todo al día siguiente, no te duelen las piernas.

¿Qué me ocurrió al pasar de la bicicleta convencional a la reclinada? Pues (casi) exactamente lo mismo que cuando retomé el ciclismo después de un largo parón: dolor de piernas, cansancio, entumecimiento… Todos los síntomas de que la musculatura que estaba usando en el pedaleo no era la misma que en la bici vertical. ¡El paso de una bici a la otra fue de un día para otro! Ahora llevo cerca de 3.000 km con la bici reclinada, incluyendo muchos puertos (de todas las categorías), y comienzo a sentirme a gusto físicamente. Aún así los tiempos en los puertos siguen sin ser tan buenos como lo eran con la vertical, pero quizá aún es pronto para sacar conclusiones.

Veamos ahora qué les ocurre a otros ciclistas reclinados

2. Comparativas de otros aficionados

De las no muchas comparativas que uno puede encontrar en Internet, voy a mostrar y comentar las de tres autores, seleccionadas por parecer algo más detalladas (y por tanto, científicas) que otras. Vamos con los resultados de Dave McCraw (los tres primeros análisis) y BoCycle (el cuarto análisis):

otros-resultados

¿Qué se puede extraer de estos cuatro análisis? Lo primero, que si alguna vez coincido con ellos en la carretera me van a pasar como un cohete, pues ambos desarrollan potencias más cercanas al mundo ciclista profesional. Lo segundo, que también ellos registran una evidente e importante pérdida de potencia en la reclinada.

El siguiente estudio comparativo que voy a comentar fue realizado en 2012 conjuntamente por el encargado de una tienda de bicis reclinadas de Madrid (Okocicle) y el ciclista Fran Vacas. Los datos de la prueba están en dos partes en su blog:

La comparativa la hicieron en una subida de 5 km, con el mismo ciclista y las dos bicis, vertical y reclinada, lastrando la vertical para que el peso total fuera exactamente el mismo. Además usaron las mismas ruedas en ambas bicis, e incluso un desarrollo similar y la misma cadencia de pedaleo. Todo muy controlado y adecuado para un buen análisis. Excepto por un pequeño detalle. En vez de medir la potencia desarrollada (o, en su defecto, el tiempo empleado) haciendo la ascensión con el mismo nivel de esfuerzo físico, usaron el potenciómetro para hacer ambas pruebas desarrollando la misma potencia (250 W exactamente). Absurdo, si lo que queremos es comprobar si hay pérdida de potencia en la posición de pedaleo de las reclinadas.

Si el ciclista era el mismo, el peso de ambas bicis igual, la potencia desarrollada la misma, usaban las mismas ruedas, ¿qué resultado cabría esperar? La única diferencia en ambas pruebas era el coeficiente aerodinámico, más bajo en la reclinada. Sin embargo, a la velocidad a la que se realizó la prueba (14 km/h), la importancia de este factor es de solo un 7% (el efecto gravitatorio explica el 86% de la resistencia y la resistencia a la rodadura el otro 7%, a esta velocidad). Además el modelo de bicicleta reclinada, una “highracer”, no mejora mucho el coeficiente aerodinámico de una bici vertical. Aún así, haciendo algunos cálculos y suposiciones (que el ciclista pesa 79 kg y la pendiente media es del 6,2%), con la reclinada debería haber tardado 9 segundos menos o un 0,8% menos, hablando en porcentaje. Muy poca diferencia. ¿Qué resultado obtuvieron? 2 segundos más con la reclinada, es decir, casi el mismo que con la vertical. A pesar del error de planteamiento, los autores concluyeron que no había pérdida de potencia en la reclinada (un entendido en física trató de bajarles de la burra en los comentarios).

franvacas
Calculadora de www.kreuzotter.de con datos y resultados de la prueba de Okocicle y Fran Vacas con la bici vertical (izquierda) y la reclinada (derecha).

Pruebas mal planteadas como esta última, o la falta de control sobre numerosas variables en otras pruebas de aficionados, nos empuja a buscar trabajos más serios y concluyentes, realizados en laboratorio. A ello vamos ahora.

3. Estudios fisiológicos sobre la eficiencia del pedaleo en la posición reclinada

He analizado siete estudios fisiológicos realizados en laboratorio que tratan de determinar la influencia de la posición del cuerpo durante el pedaleo en la eficiencia del ejercicio. Se han realizado entre los años 1990 y 2010. Vamos a verlos por orden de publicación:

3.1 The influence of body position on maximal performance in cycling

E. Welbergen, L. P. V. M. Clijsen. European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology. September 1990, Volume 61, Issue 1, pp 138–142

Seis sujetos masculinos sanos realizaron una prueba de esfuerzo máximo de 3 minutos en cuatro posiciones de ciclismo diferentes: dos con diferentes ángulos de tronco y dos con diferentes ángulos de tubo de sillín. Se midieron la potencia máxima y la absorción máxima de oxígeno. La potencia máxima fue significativamente mayor en posición vertical en comparación con todas las demás posiciones. Las diferencias en consumo de oxígeno no fueron significativas.

welbergen-posiciones

welbergen-1990

Si bien ninguna de las dos posiciones reclinadas de este estudio son iguales a la posición habitual en las bicicletas reclinadas del mercado, la posición RB del estudio es la más parecida y, como vemos, obtuvo un 7% menos de potencia máxima que la posición erguida en una bici convencional.

3.2 The Effect of Trunk Angle on Power Production in Cycling

Danny Too. Research Quarterly for Exercise and Sport © 1994 by the American Alliance for Health, Physical Education, Recreation and Dance. Vol. 65, No.4. pp. 308-315

El propósito de esta investigación fue determinar el efecto de tres ángulos de tronco diferentes (60, 90 y 120º en relación con el suelo) en la producción de energía de 16 ciclistas recreacionales masculinos. Se realizaron pruebas anaeróbicas en un cicloergómetro. La potencia máxima en el ángulo del tronco de 60 y 90º era significativamente mayor que en el ángulo de 120 ° y la potencia media en el ángulo de 90º era significativamente mayor que en el de 120º. Se concluyó que los cambios en el ángulo del tronco en bicicleta pueden afectar la potencia máxima y la potencia media.

too-1990

too-1990-resultados

La posición 120º es la más parecida a la de las reclinadas y, como vemos, se obtuvo un 3 a 4% menos de potencia máxima por kg de peso, respecto a la vertical, en ambas pruebas.

3.3 The Effect of Hip Position/Configuration on Anaerobic Power and Capacity in Cycling

Danny Too. INTERNATIONAL lOURNAL OF SPORT BIOMECHANICS, 1991,7,359-370

El propósito fue determinar el efecto de los cambios en la posición de la cadera en la potencia anaeróbica máxima y en la capacidad anaeróbica. Catorce ciclistas de recreo masculinos fueron examinados en cuatro posiciones de cadera (25, 50, 75 y 100°). Los dos parámetros medidos eran significativamente mayores en la posición de la cadera 75° que en la posición 25 o 100°.

too-1991-posiciones

too-1991-resultados

Aquí vemos cómo la posición reclinada (100º) obtuvo una potencia ligeramente mayor que la posición vertical, un 3%, si bien la espalda del ciclista se mantenía vertical, mientras que en las bicicletas reclinadas suele estar mucho más inclinada hacia atrás.

3.4 Anaerobic Cycling Power Output With Variations in Recumbent Body
Configuration

Raoul F. Reiser II, Michael L. Peterson, and Jeffrey P. Broker. JOURNAL OF APPLIED BIOMECHANICS, 2001, 17, 204-216

Se compararon 8 ciclistas reclinados y 10 ciclistas de control en 5 posiciones reclinadas y en la posición convencional. Resultados: (a) no se detectaron cambios en la producción de potencia o cinemática, posiblemente debido a que el grupo de ciclistas reclinados tenía experiencia; (b) el ángulo BCA (espalda-cadera-pedalier) es un determinante principal de la potencia de salida; y (c) la potencia anaeróbica de la posición reclinada coincide con la de la posición convencional cuando se mantiene el ángulo BCA.

reiser-2001-posicion

reiser-2001-resultados-breiser-2001-resultados

Primer estudio en el que se incluyen ciclistas que habitualmente montan en una reclinada. Como vemos, no hay diferencias entre la posición típica en la reclinada (ángulo BA=30º) y la posición vertical en los dos parámetros observados. Vemos también que el ángulo de la espalda (BA) y el ángulo espalda-cadera-pedalier (BCA) son determinantes en el rendimiento.

3.5 Influence of Hip Orientation on Wingate Power Output and Cycling Technique

Raoul F. Reiser II, M.L. Peterson, and Jeffrey P. Broker. Journal of Strength and Conditioning Research, 2002, 16(4), 556–560

Diecinueve ciclistas de recreo, todos ellos hombres, sin experiencia reciente con bicicletas reclinadas, realizaron una prueba de esfuerzo en tres posiciones reclinadas y en la posición de ciclismo estándar. La potencia máxima, media y mínima, así como el índice de fatiga, no fueron significativamente diferentes en todas las posiciones.

raiser-ii-2002-posiciones

raiser-ii-2002-resultados

En este estudio realizado con ciclistas no habituados a la posición reclinada, se mantenía la configuración del cuerpo del ciclista pero se pedaleaba en diferentes ángulos y no se detectaron cambios significativos en la potencia.

3.6 Effect of Semirecumbent and Upright Body Position on Maximal and
Submaximal Exercise Testing

Alexander Scott, Kevin Antonishen, Chris Johnston, Terri Pearce, Michael Ryan, A. William Sheel, and Don C. McKenzie. MEASUREMENT IN PHYSICAL EDUCATION AND EXERCISE SCIENCE, 10(1), 41–50

El estudio fue diseñado para determinar el efecto de la postura erguida (UP) versus semireclinada (SR) en la potencia. Las pruebas en la posición SR se realizaron con el participante sentado en un asiento acolchado, reclinado (120° desde la horizontal). El asiento se atornilló a una plataforma elevada de manera que el eje del pedal estuviera nivelado con la articulación de la cadera. Los sujetos eran nueve hombres sanos, no entrenados. No habían participado en entrenamiento previo en bicicleta ni usaron ningún tipo de transporte en bicicleta en los últimos 6 meses. El consumo de oxígeno y la ventilación a la velocidad máxima de trabajo fueron menores en la posición SR; a niveles de trabajo submáximos (50W y 100W) estos dos parámetros fueron equivalentes en las posiciones UP y SR. No hubo diferencias en la potencia anaeróbica máxima o media en las dos posiciones.

scott-2009-resultados

En este estudio, realizado con sujetos no habituados a ningún tipo de ciclismo, se midieron potencias claramente inferiores en la posición reclinada, a pesar de que la diferencia no fue significativa desde un punto de vista estrictamente matemático.

3.7 Exercise performance and VO2 kinetics during upright and recumbent high-intensity cycling exercise

Mikel Egaña, Damien O’Riordan, Stuart A. Warmington. Eur J Appl Physiol (2010) 110:39–47

En tres ocasiones, diez varones jóvenes activos realizaron tres episodios de carga constante de alta intensidad. El tiempo de ejercicio hasta la extenuación no fue significativamente distinto en la postura vertical que en las dos posiciones reclinadas. El consumo de oxígeno durante los primeros 7 min de ejercicio tampoco fue diferente entre las tres posturas estudiadas. Sí hubo un mayor gasto cardíaco y volumen sistólico en ambas posturas reclinadas en comparación con la postura vertical a los 30 s en el ejercicio.

egana-posiciones

egana-resultados

En este estudio se obtuvieron tiempos hasta la extenuación claramente inferiores en las dos posiciones reclinadas, en las tres tandas de ejercicios, a pesar de que la diferencia no fue significativa desde un punto de vista estrictamente matemático.

Conclusiones de los estudios fisiológicos en laboratorio

Hemos visto que los resultados de estos siete estudios son dispares y en algunos de ellos se obtienen resultados matemáticamente no significativos. Aún así, podemos tratar de hacer un breve análisis estadístico, no muy estricto, tomando los resultados de todos ellos. No es en absoluto un metaanálisis, pero nos sirve para intentar sacar conclusiones.

n 15
mínimo -21,8%
máximo 3,2%
promedio -5,0%
desviación estándar 6,7%

Vemos que de los estudios de laboratorio se puede deducir una diferencia de eficiencia de -5 (±6,7)% entre la posición reclinada y la convencional.

En su tesis doctoral (de 2014) en la que estudia otras cuestiones físicas de ambos tipos de bicicleta, Riccardo Telli hace el siguiente resumen sobre lo que se sabe hasta ahora sobre las diferencias en el rendimiento:

En la posición reclinada el rendimiento se reduce solo cuando el ángulo de descanso del tronco es de 15 ° o menos. Los estudios sobre los efectos metabólicos de diferentes posiciones de pedaleo indican que la posición vertical permite mantener el ejercicio durante más tiempo, con ventajas en términos de producción de lactato y cinética de captación de oxígeno. Esto es probablemente debido al hecho de que la resistencia y la fatiga durante el ejercicio son sensibles a la distancia vertical entre el corazón y los músculos activos, debido al efecto gravitacional que actúa a través de los músculos involucrados.

Como conclusión final podríamos decir que, si bien las comparativas de los aficionados muestran una clara desventaja en la posición reclinada, los estudios en laboratorio muestran solo una pérdida del 5% de rendimiento, con resultados dispares.

Consecuencias de la pérdida de potencia (mi caso)

A día de hoy yo estoy registrando una pérdida de potencia de un 25% respecto a la vertical. Soy un ciclista “del montón”, que según la base de datos de Strava, desarrollaba 180 W de promedio en mis salidas con la bici vertical. Puedo hacer fácilmente una comparativa en las velocidades que yo alcanzaría con mis dos bicis, según la pendiente, aplicando a la reclinada un 25% de potencia. He aquí el resultado:

comparativa-yo-velocidades

Hasta la siguiente entrada.

Anuncios

9 respuestas a “Pérdida de potencia en la bicicleta reclinada

  1. Como te conozco no me sorprende nada éste estudio tan bueno que has hecho, una vez más demuestras como buen deportista y científico que eres que siempre llegas al final. Por cierto es una pasada.

    Me gusta

  2. Hola Chema, enhorabuena por el trabajo. La verdad es que siempre he tenido la idea de hacer un análisis parecido, pero ni tengo una mente -ni formación- tan científica como la tuya ni probablemente la disciplina que necesito aplicar para sacar pruebas totalmente objetivas y concluyentes. Pedazo de análisis te has currado.

    Fuera de lo que son datos objetivos, y análisis aparte, sí he tenido dos cosas relativamente claras respecto a lo que indicas aquí. Todo ello derivado de mi experiencia personal pero sin hacer mediciones, ni más ni menos rigurosas.

    La primera es que, cuando quitamos la ventaja aerodinámica (pendientes más o menos pronunciadas) y, a igualdad de peso, con la misma potencia se sube a la misma velocidad. Esto es más o menos evidente, y de todas, la forma más sencilla de comprobarlo es poner en ambas bicicletas un motor eléctrico idéntico de 250W (que funcione sin pedaleo). A mismo peso, y con una resistencia aerodinámica inapreciable, tendrán que subir a la misma velocidad.

    La segunda es (mi conclusión era, y con tu artículo lo ratifico) que esos 250W de potencia no se mantienen con la misma facilidad en una reclinada que en una vertical. El hecho de poder ponerse de pie en una vertical y dar un refresco a los músculos es algo imposible en la reclinada, y por tanto, no se pueden hacer explosiones de fuerza o de lo contrario, lo mismo que sacas ese plus de fuerza en un momento, al siguiente te quedas sin potencia y tienes que reducir el ritmo inicial a la mitad.

    La tercera, y derivada de las dos anteriores, es que aunque en la reclinada se aplique una potencia inferior a lo que se hace en la vertical, por lo que el ratio potencia-velocidad es mejor (digamos que se desperdicia menos potencia).

    En fin, todo esto no es nada nuevo. Teniendo en cuenta lo que has aprendido, y citando tu frase “Me parece evidente que no investigué lo suficiente en el tema antes de comprar la reclinada”, ¿te arrepientes de tu decisión? Si volvieses atrás, ¿tomarías una decisión diferente?

    Saludos,

    Jason

    Me gusta

    1. Hola, Jason. Gracias por tu comentario. Es cierto que aunque con la reclinada (yo) suba más despacio que con la vertical, llego más descansado a los puertos. Lo he comprobado en largas tiradas con varios puertos de primera categoría.
      Respecto a mi decisión, ¡estoy encantado con la reclinada! Ya no me duele el cuello, no me dan calambres en el brazo derecho, no se me duermen las manos, ni los pies, no se me infectan los pelos en el periné, corro más en llano y bajando, hago tiradas largas y lo único cansado son las piernas, veo mejor el tráfico con mi estupendo espejo retrovisor y, lo mejor de todo, ahora soy la atracción de los pueblos de mi zona.
      Mis mayores problemas con el cambio al mundo de las reclinadas tienen que ver con el lamentable estado de la bici que compré (de segunda mano) y con el tiempo que necesité para dominarla (es una reclinada de dos ruedas). ¿He dicho dominarla? ¡Todavía no soy capaz de dar pedales y soltarme de ambas manos!
      Un saludo.

      Me gusta

      1. Jajaja, bueno hombre, soltarte de ambas manos es pedir mucho. Yo lo he hecho alguna vez, pero en tramos cortos, y después de los años que llevo montando, no es algo que haya aprendido (tampoco es que me lo pida el cuerpo).

        Es bueno saber que el saldo final es positivo. En mi caso, no encuentro ningún motivo para volver a la bici tradicional, siendo mi principal molestia el dolor de trasero.

        Es probable que, pasado cierto tiempo y acumulada experiencia con la reclinada, decidas pasar de una usada y bien trillada, probablemente, a una nueva de mejor rendimiento. Si es el caso, ahí vas a notar un salto importante. En mi caso, tengo pendiente hacerme con una buena high racer de carbono. Por ahora me estoy preparando otra a mi gusto, más polivalente, una SpeedMachine.

        Saludos!

        Me gusta

  3. Buen estudio pero te ha faltado comparar la fatiga de otros musculos distintos a los cuádriceps. Siempre monte en bici normal y siempre me queje del dolor en manos, espalda, cuello, muñecas, y sobre todo entre piernas (zona prostata ). Desde que voy en reclinada todo esto ha desaparecido, hago 100km y cuando me bajo de la bici estoy intacto, cansado y con las piernas fatigadas pero sin molestia alguna y creo que esto es fundamental para disfrutar de la bicicleta.Un saludo.

    Me gusta

    1. Completamente de acuerdo. Es una gozada llegar a casa y que lo único que te duela sean las piernas, ¡como debería ser! Además en mi caso sufría de fuertes dolores cervicales con la otra bici, a pesar de hacer cantidad de ajustes. Ahora se acabaron los dolores de espalda.
      Gracias por tu aporte.

      Me gusta

  4. Muy buen artículo, de hecho es lo que estaba buscando desde hace tiempo. El único pero es con respecto al trabajo de Fran Vacas, solo matizar que no estaba mal planteado (desde mi punto de vista), fui pionero con eso de las comparativas y de lo que se trataba era de demostrar que en subida el rendimiento era el mismo y no de si una u otra desarrolla mas o menos potencia con el mismo gasto fisiológico, es decir, que pedaleo es mas eficiente, porque de haber esta diferencia sería independiente de la naturaleza del terreno.

    Es mas, con un mínimo de conocimiento de física ni siquiera sería necesaria la prueba, lógicamente, el siguiente paso es el que se plantea aquí.

    En mi caso y siempre de manera no concluyente no he notado diferencia de potencia entre ambas bicicletas.

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s